Saltar al contenido
Jugar en casa

Tuff Tray: bandejas sensoriales y minimundos

bandeja sensorial para minimundos

Llevaba mucho tiempo pensando en incluir una tuff tray en las propuestas de juego. Las había visto en muchas publicaciones sobre juego sensorial y minimundos y, este verano, por fin, me he decidido a hacerle un huequecito en casa.

Durante mucho tiempo hemos disfrutado de la mesa sensorial de Ikea (una gran adquisición también, por cierto), pero ahora que los peques ya son un poco más mayores, comenzaba a notar que se les quedaba pequeña y necesitaban algo más de espacio.

Con esta bandeja octogonal de plástico hemos podido llevar las propuestas de juego a otro nivel. Pero mejor empezar por el principio…

¿Qué es una tuff tray?

La verdad es que la primera vez que vi que los anglosajones utilizaban las tuff tray para jugar me quedé alucinada. ¡Menuda pedazo de idea! Y es que originalmente estas bandejas estaban pensadas para ser utilizadas en las obras, para mezclar el agua con el cemento y que fuese más cómodo de limpiar y manipular… ¡Exacto! Algo más fácil de limpiar y manipular, justo lo que las mamás buscamos a la hora de crear provocaciones 🙂 Y así ha sido. Solo hace falta echar un vistazo por Pinterest para ver cómo los hogares y colegios han acogido estas bandejas y las han convertido en útiles herramientas para el juego y experimentación sensorial.

Entonces una tuff tray es eso: una bandeja de plástico de forma octogonal, de fácil limpieza, de tamaño más bien grande, ligera, con bordes no muy altos para facilitar la manipulación del contenido y evitar los derrames, apta para interior y exterior. El hecho de que sea octogonal permite que jueguen varios niños a la vez sin problemas, porque cada uno ocupa un lado de la bandeja y es fácil gestionar el espacio que ocupa cada uno.

Lo mejor de todo es que sus posibilidades para el juego son infinitas. Nosotros la estamos descubriendo poco a poco, así que iremos compartiendo todas nuestras experiencias. Aquí os presentamos lo que hemos ido aprendiendo recientemente a partir de la preparación de algunas actividades con esta bandeja sensorial como herramienta.

¿Cómo utilizar la tuff tray?

En varias ocasiones me han preguntado si valía la pena comprar una mesa de experimentación para los niños. Y yo siempre respondo que depende de lo que quieras hacer con ella. La mesa en sí misma no es nada si no preparas actividades motivadoras para los niños. En el caso de las tuff tray pasa exactamente lo mismo. Si no investigas un poco sus posibilidades, es probable que acabe en un rincón. Por tanto para saber por dónde empezar te recomiendo:

  • Lo más fácil: explorar Pinterest e Instagram. Los hashtag #tufftray y #tufftrayideas, por ejemplo, tienen material e ideas para rato. Verás que hay provocaciones de juego muy espectaculares y otras más sencillas. Podrás adaptar tus propuestas en función del tiempo y recursos de los que dispongas, pero no te asustes por las provocaciones más elaboradas. Te puedo asegurar que les he presentado propuestas de 5 minutos de preparación con las que han jugado más de una hora y, en cambio, propuestas más elaboradas a las que no han hecho demasiado caso.
  • Adquirir libros con ideas y propuestas. Recomiendo 50 fantastic ideas for tuff trays que, tal como indica el título, presenta 50 ideas de actividades más o menos sencillas para realizar con tu bandeja sensorial. Creo que es un libro ideal para iniciarse en el mundo de las provocaciones de juego, tanto si tienes tuff tray como si no. La autora explica de una forma muy sencilla cómo llevar a cabo la actividad, qué elementos necesitas, consejos, etc. Pero, además, ofrece ideas para ampliar la actividad y señala los aprendizajes y habilidades que implica cada una de las propuestas.

Estoy segura de que si echas un vistazo por las rededes y a las propuestas que te da el libro, tu cabeza empezará a hervir de ideas nuevas y será un no parar de crear.

Cosas a tener en cuenta

Una tuff tray es una herramienta más para presentar provocaciones de juego. Sin embargo, en mi opinión, cuenta con varias ventajas que la convierten en una opción idonea para la experimentación:

  • El tamaño: aunque hay de diferentes tamaños, en general suelen ser grandes (la nuestra mide 94 cm de diámetro), lo cual permite a los niños contar con un espacio ámplio pero acotado al mismo tiempo.
  • Bordes de poca altura: además de la mesa de experimentación de Ikea, tenemos una bandeja sensorial grande, pero en más de una ocasión he percibido que el hecho de tener unos bordes tan altos complicaba la manipulación de los elementos. En este sentido, la altura de los bordes de la tuff tray es perfecto para manipular los elementos sin que se salgan de la bandeja.
  • Elementos adicionales: el uso de las tuff tray está ya muy extendido en el mundo anglosajón, así que ya se han desarrollado elementos complementarios para expandir y facilitar el juego. Me refiero a las patas extensibles, que permiten regular la altura de la bandeja, o a láminas reflectantes que aumentan las posibilidades de juego de forma considerable.
Bandeja y soporte regulable en altura
  • Diseñado con 4 patas para mayor estabilidad y seguridad, con 3 ajustes de altura ajustables
  • Fácil de montar en pocos pasos
  • No requiere herramientas para el montaje
  • Fácil y fácil de guardar
  • Patas de goma antideslizantes: ideal para uso en interiores y exteriores

Las bandejas sensoriales y de experimentación ofrecen oportunidades infinitas de exploración y descubrimiento. Tanto es así que es bastante habitual montar una provación y que esta termine de una forma inesperada. Al fin y al cabo son los peques los que han de tomar las riendas del juego y desarrollarlo de la forma que ellos quieran.

Eso no quita que para crear propuestas motivadoras y atractivas tengamos en cuenta diferentes aspectos. Por ejemplo, es muy importante tener en cuenta los intereses de los niños. Y es que es fundamental que a la hora de pensar las propuestas tengamos en cuenta los gustos e intereses de nuestro hijos. Si seguimos esta premisa, la actividad será un éxito asegurado. Por ejemplo, mi hijo estaba obsesionado con las obras y las señales de tráfico, así que una de las bandejas que preparé incluía estos dos elementos y, desde entonces, su curiosidad e interés por el tema ha ido en aumento.

Ideas para bandeja tuff tray: minimundos y actividades sensoriales

Estas últimas semanas la bandeja tuff tray ha sido la protagonista de las provocaciones de juego que he preparado en casa. Hemos hecho actividades de diferentes tipos: minimundos, exploración y experimentación, sensoriales, etc. En realidad me gusta combinar estas formas diferentes de juego, porque la tuff tray me parece ideal para ellos.

Minimundo, actividad sensorial y de construcción: una ciudad en obras

Como comentaba, mi hijo llevaba tiempo interesado en el mundo de la construcción y tenía mucha curiosidad por conocer las señales de tráfico, así que aproveché todos esos intereses para ofrecerle esta provocación de juego.

Dado el enorme tamaño de la bandeja me pareció ideal crear un minimundo –una ciudad en obras, en este caso– y añadirle una parte de experimentación y manipulación –arena, ladrillos, señales de tráfico–.

El resultado les estusiasmó a los dos. Lo mejor de todo es que en menos de cinco minutos lo tenía todo preparado y el juego duró más de una hora. Os muestro algunas fotos y más abajo detallo los elementos que utilicé.

minimundo construccion tuff tray
Minimundo y actividad sensorial sobre tuff tray: el mundo de la construcción
minimundo con carreteras waytoplay en tuff tray
Minimundo: ciudad en obras (arena, ladrillos, vehículos, señales de tráfico)

Lo que más les llamó la atención, sin duda alguna, fueron los ladrillos Teifoc, que se convirtieron en los protagonistas del juego. De hecho, una vez terminaron y ya lo habíamos guardado todo, volvieron a sacarlos para seguir construyendo. Por cierto, me alegré muchísimo de haber adquirido dos cajas, porque no paraban de pedir más 🙂 La clave del éxito es su verosimilitud, ya que se trata de réplicas exactas en miniatura de ladrillos de construcción. Creo que les vamos a sacar muuucho partido.

Teifoc Teifoc-T906601 Kit ladrillo Regular, Multicolor (T906601)
  • Brown
  • Paqueteage Dimensiones: 16.8 L x 5.2 H x 10.4 W (centimeters)
  • Muy conveniente
  • Fácil de Usar
Juego en tuff tray con ladrillos Teifoc

Por si os interesa, para este minimundo utilicé algunas cosas que teníamos por casa y lo complementé con piedras y arena:

Por cierto si tenéis a un pequeño o pequeña fan de las construcciones, no os puede faltar este título:

Rebajas

Experimentación y construcción: agua y animales

El agua es un elemento de juego que nunca falla. En esta ocasión les presenté la bandeja vacía e incluí agua, animales y algunas piezas de bambú para que experimentaran con la construcción de rampas.

Fue una propuesta muy sencilla en cuanto a elementos, pero muy entretenida, puesto que la construcción de rampas y toboganes implicó un gran trabajo en equipo.

El resultado fue un refrescante baño en una piscina con animales de todo tipo que se llenaba gracias al circuito de agua que habían creado.

bandeja sensorial tuff tray con agua
Circuito de agua y animales

Como veis, la bandeja tuff tray es un elemento muy versátil que da mucho juego, y nunca mejor dicho. Es una herramienta increíblemente útil para delimitar un espacio de juego en el que se pueden combinar tanto el juego simbólico de los minimundos como el sensorial.

En nuestra opinión, destaca:

  • Su tamaño: ideal para cuando hay dos niños o más.
  • Fácil limpieza: al ser de plástico y bastante ligera, es fácil limpiarla.
  • Accesibilidad: el borde permite que los niños manipulen los elementos sin problemas.
  • Gran cantidad de recursos: la red está llena de ideas de actividades para hacer con estas bandejas. No os faltará inspiración 🙂