Saltar al contenido
Jugar en casa

Juegos con rampas y bolas, ciencia para niños

juegos de exterior rampas bolas agua

Un juego que siempre ha fascinado a nuestros hijos, casi desde que empezaron a caminar, es hacer rodar bolas por dentro de un tubo. Lo descubrimos un día casi por casualidad.

En casa teníamos un tubo largo de cartón y se nos ocurrió enseñarles lo que pasaba cuando metías una bola por uno de los agujeros. Al ver el proceso, sintieron una fascinación absoluta.

El hecho de que una bola entre por un agujero, desaparezca, provoque un sonido misterioso mientras realiza el recorrido por el interior del tubo y salga disparada por el otro extremo simplemente les alucina.

A medida que fueron creciendo, ellos mismos comenzaron a experimentar con el tubo y las bolas. Utilizaban sillas o cojines para experimentar con la inclinación: les encantaba acumular muchas bolas dentro del tubo para levantarlo posteriormente y que salieran todas disparadas a la vez. Así el estruendo era aun mayor.

La verdad es que ver sus caras al descubrir cómo los cambios en la posición del tubo afectaban al movimiento de las bolas me hacía pensar en la satisfacción que deben sentir los científicos cuando confirman una hipótesis.

Rampas de bambú

Ante tanto entusiasmo, no es de extrañar que el regalo de su tercer cumpleaños fuese este maravilloso juego de rampas de bambú que descubrí un día de casualidad navegando por Instagram: Bamboo Construct and Roll. Se puede utilizar como rampas para canicas o bolas más grandes (de 5 cm de diámetro más o menos).

Este juego de rampas lo ha diseñado una maestra australiana y se nota que lo ha hecho teniendo como objetivo crear un juego de fin abierto que contenga múltiples opciones de juego.

Juguete de fin abierto (Open-ended toy)

Este juego de rampas se caracteriza por ser un juego de fin abierto. Es decir, cada vez que los niños y niñas juegan, pueden hacer cosas distintas con él. Esta característica supone un gran impulso para su creatividad, ya que les da libertad para explorar todas sus posibilidades. Al mismo tiempo, que un juguete sea de fin abierto implica que podrá acompañar el juego de nuestros hijos y hijas muuuchos años. Y eso es algo importante a la hora de comprar juguetes.

rampas explorenook
Foto de @explorenook

Bamboo Construct and Roll está hecho con bambú natural y, por tanto, cada pieza es única. El tacto, la forma, el olor de cada pieza es especial, lo cual incrementa el valor del juego, porque lo convierte en toda una experiencia sensorial.

El juego consta de ocho rampas de diámetros y longitudes diferentes, así como de varios tubos completos y mitades con clavijas y agujeros para poder insertarlos unos con otros. Así, los niños deciden qué altura, longitud y recorrido tendrá el circuito.

Como podrás imaginar, el hecho de montar la estructura es ya todo un reto. Al principio, necesitan ayuda para hacerlo, por lo que es recomendable empezar mostrando cómo se crea una estructura muy sencilla. La idea es que ellos mismos vean el proceso y vayan progresando por si solos poco a poco.

Según van creando las rampas, montando y desmontando la estructura, van adquiriendo unos conocimientos matemáticos y físicos básicos que les serán de gran ayuda para su aprendizaje científico. Y lo mejor de todo es que el juego no se acaba con estas piezas, sino que si tenéis otros bloques de madera (el Arcoíris Grimm’s, por ejemplo), la investigación y la pruebas de ensayo/error sobre otras estructuras son incontables.

Nosotros nos hemos hecho con una inmensa colección de bolas de diferentes tamaños, colores y materiales. La verdad es que es una gozada escuchar el sonido de las bolas mientras se van deslizando por la madera.

La variedad de tipos de bolas enriquece mucho el juego. Además de la madera, hemos introducido bolas reflectantes, canicas normales, canicas magnéticas, bolitas de acero, corcho, cascabeles… Las posibilidades son ilimitadas.

bolas de diferentes tamaños y materiales

Expansión del juego con rampas

De hecho, lo que hemos ido haciendo con el tiempo es ampliar los materiales  para expandir el juego y poder construir circuitos más sofisticados.

Así, nuestra última incorporación ha sido un set de nuevos canales de bambú –más largos y anchos que los que teníamos– y un par de estructuras de madera con cuerdas.

Los canales de bambú son estos y son geniales, más grandes que los que teníamos y con unas opciones de juego increíbles. Son de Jugaia.

canales de bambú juego exterior con agua o bolas

Al tener un mayor número de canales, necesitábamos contar con elementos de apoyo más estables y estas estructuras funcionan a la perfección, ya que permiten construir recorridos muy variados. Pero no solo eso. El hecho de poder crear más tensión ­–o menos– con las cuerdas, permite modificar la inclinación de los canales. Este aspecto es ya para un nivel muy muy avanzado, posiblemente para niños más mayores, pero es lo bueno de este juego, que el rango de edades que engloba es amplísimo. De hecho, no os extrañe que los adultos se pongan a hacer sus pruebas ensayo-error y queden enganchados al juego.

rampas para canicas y bolas

Estas estructuras de apoyo han sido un proyecto DIY. La idea la cogí de la escuela infantil de mis sueños: Rosevill Early Years.

View this post on Instagram

A post shared by Roseville Early Years (@rosevilleearlyyears)

Y mi hermano se encargó de hacerlos con unos listones de madera y unas cuerdas. La verdad es que me ha encantado el resultado y el tema de la tensión de las cuerdas –algo que ni se me había pasado por la cabeza– es un plus extraordinario para ir añadíendole dificultad en el futuro. ¡Creo que estas estructuras nos van a dar mucho juego!

Por otro lado, si os fijáis en la foto de arriba, también hemos introducido un elemento para crear un circuito de rampas para canicas. Se trata de una rampa de caucho diseñada específicamente para canicas de 16/20 mm. Mide 2,5 metros y está genial para que los peques experimenten con la gravedad, causa-efecto, etc.

rampas para canicas caucho
Rampa de caucho de @ausonsdesgrillons

Juegos con rampas: STEM en casa

El juego con rampas y bolas que están desarrollando nuestros peques se podría clasificar perfectamente como educación STEM, acrónimo que engloba diferentes disciplinas: Ciencia (Science), Tecnología (Technology), Ingeniería (Engineering) y Matemáticas (Mathematics) y que cada día cobra más relevancia en el currículum educativo.

Estos son algunos de los aspectos que se trabajan a través del juego:

  • Ciencia: para poder crear un circuito estable en el que las bolas caigan donde nosotros queremos se han de aplicar leyes de física. Si utilizamos bolas de diferentes tamaños, pesos y materiales, podemos analizar cómo cambia su comportamiento al deslizarse por los tubos.
  • Tecnología: cuando creamos una estructura que permite que las bolas se muevan de un sitio para otro –pasar de un canal a otro de un salto, por ejemplo– estamos aprendiendo sobre tecnología.
  • Ingeniería: para conseguir la estructura que tenemos en la cabeza –la bola ha de salir de aquí y caer en ese bol–, necesitamos hacer un buen diseño.
  • Matemáticas: todo aquello que implica números, formas, peso, patrones, etc. implica un aprendizaje matemático.

Ahora que ha adquirido tanta importancia la educación STEM –también de STEAM, es decir, añadiendo el Arte–, es un buen momento de que ofrezcamos a nuestros peques materiales de este tipo que les permitan aprender a través del juego.

Resulta increíble cómo con un juego tan sencillo, en apariencia, los niños y niñas se convierten en pequeños científicos que van satisfaciendo su curiosidad sobre cómo funciona el mundo.

En realidad, los peques hacen todos estos aprendizajes sobre las leyes físicas desde que son bebés. Tan solo hemos de recordar cómo, tan solo con unos meses de edad les gustaba lanzar objetos al suelo una y otra vez. Y no, no lo hacían para fastidiarnos y que tuviésemos que agacharnos a cada momento, sino para comprobar qué sucedía al caer el objeto: ¿volverá el chupete a mi mano si lo lanzo? ¿oiré el sonido al tocar el suelo? ¿caerá hacia arriba o hacia abajo?

Por tanto, el juego con rampas y bolas les permite explorar de forma activa y vivencial multitud de fenómenos físicos. Sin lugar a dudas, se trata de un experiencia de aprendizaje muy rica que les permite poner en práctica sus conocimientos y comprobar si son correctas –o no– sus hipótesis. Y lo mejor de todo es que establecen una base muy sólida sobre la que construir futuros aprendizajes sobre ciencia y tecnología.

¿Cómo introducir el juego de rampas en casa o en el aula?

  1. Comenzar a construir con bloques: es importante que los niños y niñas estén familiarizados con la construcción con bloques, ya que es la manera en la que aprenden cómo las piezas se unen entre ellas, mantienen el equilibrio, se caen, se deslizan, etc. Por tanto, empezar a jugar con bloques que les permitan adquirir las bases para crear construcciones sencillas es una gran forma de empezar.
  2. Una vez ya son capaces de hacer pequeñas construcciones, podemos enseñarles qué sucede cuando deslizas una bola por una pequeña rampa. En nuestro caso, como he comentado, mostrarles cómo la bola caía por un tubo de cartón fue el detonante de su pasión por las rampas. Como decía Vygotsky «Lo que un niño puede hacer hoy con ayuda, será capaz de hacerlo por sí mismo mañana». Por tanto, aunque no se trata de dárselo todo hecho, es importante mostrarle las posibilidades que tiene para que, a partir de ahí, él o ella comience a crear 
  3. A medida que las construcciones se van haciendo más sofisticadas, podemos ir añadiendo más materiales para expandir las opciones de juego y experimentación. Eso sí, hay que tener paciencia, porque los niños necesitan tiempo para investigar, hacer, deshacer, comprobar sus hipótesis, equivocarse, volver a empezar…

«Lo que un niño puede hacer hoy con ayuda, será capaz de hacerlo por sí mismo mañana»

Lev Vygotsky

Juegos de exterior

La verdad es que si me preguntaran por el mejor juego de exterior para niños, sin duda alguna sería el de las rampas. Aunque es posible jugar dentro de casa, la verdad es que sacar el juego al exterior añade muchísimo valor. Primero, porque para sujetar las diferentes piezas se pueden utilizar elementos naturales o del entorno (piedrás, árboles, bordillos, bancos, etc.). Después, porque si tenéis vecinos abajo, el estruendo de las bolas golpeando el suelo puede resultar algo molesto.

Además de lanzar bolas, coches u otro objetos que se deslicen, se puede introducir el agua como protagonista del juego. La verdad es que con el agua la diversión puede alcanzar niveles insospechados. Nosotros utilizamos con canales de bambú junto con la tuff tray, Sin duda alguna, es altamente recomendable.

juego desestructurado con rampas y circuitos de agua

En definitiva, los juegos con rampas son divertidísmo y causan fascinación a los peques y a los adultos. El tiempo que llevamos jugando y construyendo rampas nos ha demostrado la enorme capacidad de los niños para concentrarse y resolver problemas. Resulta muy motivador ver cómo gestionan todo el montaje y como van corrigiendo los errores para conseguir el resultado que desean. Sin duda alguna, es un juego muy muy recomendable.